Sector público y privado debaten la posibilidad de una movilidad sostenible en Baleares. Los retos: solventar la saturación vial y adaptarse a los nuevos hábitos de los visitantes


EL MUNDO - Enrique Fueris - 18 de septiembre de 2019

La generación millenial es ya la que impone sus hábitos turísticos a la industria. Y ésta trabaja a marchas forzadas para adaptarse a las exigencias de su nuevo cliente: facilidad máxima para moverse de punta a punta y contaminando lo menos posible. También en destinos como Baleares, con un volumen poblacional y turístico que no para de crecer y una red de transportes saturada que busca respuestas a la nueva realidad.

Sector público y privado aventuraron ayer algunas de esas respuestas en el IV Foro Empresarial sobre Turismo y Movilidad Sostenible celebrado en el Hotel Iberostar Cristina. Los dos principales ponentes fueron el director general de Sixt España, Estanislao de Mata y Timo Buetefisch, fundador y CEO de Cooltra, empresa de alquiler de motos. Para ambos, la movilidad eficiente y sostenible ha dejado de ser un reto de futuro: el cliente lo exige ahora.

«Antes recibíamos reservas con una antelación de veintitantos días, hoy estamos hablando de uno o dos días: es un cliente tecnológico, cortoplacista en sus decisiones y debemos responderle en su timing», explicó De Mata para subrayar lo obvio: cualquier tentativa de adaptación al nuevo perfil generacional pasa obligatoriamente por la digitalización de servicios.

Las empresas de alquiler de vehículos, abundó, dan respuesta a cliente más informado gracias a internet y las redes sociales que desea explorar por su cuenta. «Los rent a car no somos los causantes de la masificación. Claro que hay aglomeración y empresas de coches de alquiler, pero es que tenemos un cliente nuevo que tiene que moverse y que está lejos de la época de la paquetización, el que llegaba a una playa y estaba ahí una semana. Ese cliente está desapareciendo; el actual quiere conocer otras playas, otros pueblos... ».

Pese al elevado crecimiento poblacional de los últimos años, entra dentro de las posibilidades del territorio el asimilarlo, mantuvo De Mata. No ocurre lo mismo con el crecimiento del parque de vehículos, ya muy próximo a uno por habitante. Uno de los motivos, remarcó, son las carencias de la red de transporte público. «Baleares se ha quedado atrás en transporte. No puede que ser que un aeropuerto como Son Sant Joan solo tengamos una línea de autobuses a Palma».

De Mata lanzó una última reprimenda al Govern por la Ley de Cambio Climático, en especial por su expeditiva vía para finiquitar la era de la gasolina y el diésel. Pese a su apoyo al avance en la movilidad sostenible, el delegado nacional de Sixt cree que «imponer una movilidad eléctrica a tan corto plazo solo podrá solucionar una parte del problema, seguirá habiendo saturación. Nos falta la red de cargadores». Por último y en esa misma línea, De Mata propuso una entente, «que las administraciones públicas nos dejen participar a los expertos». Por su parte, Timo Buetefisch, hizo una encendida defensa de la apuesta por la movilidad eléctrica. El CEO de Cooltra consideró que Formentera, concretamente, debería jugar un papel pionero por las dimensiones de su territorio. «Formentera debería ser eléctrico 100%, de manera radical: son 17 kilómetros de isla y ahí no hay miedo de quedarse parado (la autonomía de las motos eléctricas es de 60 kilómetros)».

Por otro lado, para Buetefisch los vehículos compartidos constituyen buena parte del futuro de la red de transporte. «Ahora mismo el usuario paga por kilómetros pero en breve cada uno de nosotros pagará 100 euros al mes y estará todo incluido, como en Netflix».

plataforma conjunta

En aras de la cooperación público-privada, el director general de Transporte, Jaume Mateu, lanzó una propuesta para compartir sinergias y sugirió una app conjunta «para combinar transporte público y privado, el puente entre ustedes y nosotros porque es obligatorio que nos entendamos: la gente va a querer coger una bici, un bus, una moto o un coche, y todo esto pagando una tarifa plana».

El alcalde de Palma, José Hila, consideró que «el éxito turístico crea la necesidad de hacer compatible esa cantidad de personas que se mueven por la ciudad con una relativa calidad de vida y con un buen producto turístico. Es un reto de movilidad».

Respecto al aumento poblacional, Hila lo sintetizó con una vistosa comparativa: «Hay la España vaciada y la España llenada. Nosotros somos la España llenada. Hay un aumento de población al que hay que dar respuesta». El primer edil consideró que «un coche por persona es algo insostenible» y recalcó los problemas que ha encontrado la administración cada vez que ha hecho movimientos para imponer restricciones en un sentido u otro al sector del automóvil. «Hace unos años el coche era lo más parecido a Dios en la Tierra, era intocable: cada vez que querías tocar un coche era el fin del mundo: hacer un carril-bici, hacer un eje cívico...».

Por último, el conseller de Vivienda y Movilidad, Marc Pons, encargado de clausurar el foro, recordó que 12 millones de euros de la ecotasa van a ser destinados a la implantación de puntos de recarga, que ya suman más de 300. «Queremos llegar a más de 1.000 puntos, de los cuales muchos serán de carga rápida (20 minutos) que gestionará una empresa privada.

Pons señaló que las necesidades actuales exigen una red ferroviaria «que tiene que abrirse al mar» y reivindicó los puntos más polémicos de la Ley de Cambio Climático para que «en 2025 tengamos ya la valentía de arrinconar ya el motor diésel y en 2035 el resto de motores de combustión. Baleares se están convirtiendo en un referente para muchos países que no saben cómo hacerlo».


Ver artículo completo....



Fuente:

EL MUNDO

Compartir esta noticia

Utilizamos cookies para obtener datos estadísticos de su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su instalación y uso. Más información